..... ..... .....

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Edificio

 

 

    La casa, construida aproximadamente en el año 1780, está ubicada en una de las nueve manzanas centrales de la Traza de Fundación e integra una cuadra de valiosos testimonios de la arquitectura doméstica del siglo XVII . Era una vivienda de dos plantas, localizada a la mas pura usanza de las construcciones de la ciudad, de esa época. Está ubicada  en las actuales calles La Florida esquina Alvarado, antiguamente llamadas del Orden y Buen Retiro. Actualmente es  la única que queda en su tipo, y plantea el comercio en parte de su planta baja y la vivienda en los altos, con su entrada principal enmarcada en cornisa engrelada sobre calle Florida.

 

 

 

La  edificación se organiza alrededor de un patio principal en el que desbordan las salas. La entrada de servicio, caballerizas y huertas han desaparecido en las continuas subdivisiones del solar. Lo que hoy emerge es el aspecto del patio del siglo XVIII , aunque las barandas de los balcones y escaleras ya son del siglo XX.

 

            Contiene valiosos espacios interiores, delimitados por gruesos muros de calicanto (piedra y ladrillo) en la planta baja y de adobe, en la planta superior. Con muros divisorios de quincha (cañizo torteado).

 

            La carpintería de madera , de gruesas proporciones fue continuamente modificada con la influencia de los siglos  XVIII y XIX. La doble puerta esquinera es original y ha sido restaurada, al igual que el balcón esquina.

 

 

 

  El material cerámico en pisos y  techos, la madera de carpintería en el  entrepiso y la estructura de techos (algarrobo y quina) otorgan calidez a este lenguaje arquitectónico, típica expresión de la influencia hispana.

 

            Es importante destacar que ésta es una de las pocas obras que ha sido encarada con el criterio de restauro en donde cateos e investigaciones han sido parámetros básicos para la toma de decisiones, (tarea realizada por el Departamento de Preservación del Patrimonio Arquitectónico y Urbanístico de Salta.)

 

 

 

II-PROPIETARIOS

 

Los datos revelan que la casa de Florida y Alvarado perteneció a Da. Petrona Rodríguez Peñalva, D. Juan Francisco Echais y D. Victorino Solá y Cía, entre 1789 y 1828. La propiedad de los Rodríguez sobre esta casa se remonta a mediados del siglo XVIII, por cuanto Da. Petrona y su hermana Da. M. del Carmen heredan de su padre las propiedades vecinas ubicadas en esa esquina. La única referencia de “Hernández” que encontramos en la documentación es la del pulpero D. Antonio Hernández, quien vivió en Florida y Alvarado , pero en la vereda de enfrente de la vivienda. Aparentemente su nombre se conservó en la memoria popular. El Dr. Alberto Alvarez Tamayo  proporciona información referida a las casas de alto coloniales existentes en la ciudad en su libro Guemes, y Salta en el siglo XVIII, (1921) donde menciona:

 

17- CASA DE HERNANDEZ, idem esq. Alvarado, modificada (hoy del Dr. Fortunato Solá), por lo tanto La vivienda donde funciona el Museo de la Ciudad, no perteneció como se sostuvo durante muchísimos años a D. Juan Hernández y Enríquez, fallecido antes de 1770. Su hija Da. Luisa Hernández, esposa de D. Juan Vidart Linares posee una casa, herencia de su padre, en la esquina de las actuales calles Caseros y 20 de febrero, frente al que fuera Convento de la Merced, datos que se manejaban hasta el año 2000; pero a la luz de nuevas investigaciones sobre la planta urbana se esclarece la propiedad del inmueble.

 

 

 

A fines del siglo XVIII la vivienda fue alquilada por D. Tomás Arrigunaga y Archondo (comerciante de Castilla, casado en 1780 con Da. Eulalia Ruíz Carbajal, fue mayordomo de la Junta de Propios y Arbitrios de Salta hasta 1790; Regidor en 1796, Alcalde de 2º Voto en 1807. En este año ante la ausencia del Gobernador Interino D. José Medeiros, asume temporalmente la Gobernación de la Intendencia). quien la habitó durante 7 años, realizando numerosas mejoras que conocemos a través de la tasación efectuada en 1828 en oportunidad del remate de la propiedad; ya en manos de D. Juan Francisco Echais.(herrero y fabricante de armas y puntero político del gobernador realista Isasmendi, voz de los artesanos y milicianos en 1810).

 

La casa fue testigo de numerosas historias, en   1867   nos dice el Dr. Ernesto M. Aráoz en su libro “El diablito del Cabildo  “ al referirse a como ingresa a la ciudad Felipe Varela.”Como a las nueve y media de la mañana el ataque se generalizó. Una de las trincheras donde la lucha resultó más encarnizada fue en la calle Florida y Alvarado, próxima a la Botica de D. Miguel Fleming. El jefe de esa trinchera, D. Baldomero Castro, hombre joven aún, fue derribado por una bala en la cabeza que le produjo una muerte instantánea. El foso que defendía quedó lleno de cadáveres..... A las once de la mañana la mayor parte de las trincheras cesaron el fuego por falta de proyectiles, y Varela penetró entonces a la ciudad ebrio, según lo afirman muchos testigos, ordenando el asalto y autorizando el botín” Decimoséptima entrevista del libro. Página, edición

 

 

 

El 6 de agosto de 1828 se remata la casa “que fue del finado Echais” en 3.407 pesos y 2 reales y se hace cesión en la persona de D. Victorino Solá y Cía; pasando luego a su sobrino D. Fortunato Solá quien mantiene la propiedad hasta 1940.

 

Alquilada para locales comerciales en la planta baja, vivienda de alquiler en los altos, el siglo XX trajo consigo a los inmigrantes sirios, los hermanos Masri,  quienes la adquirieron y la mantuvieron en alquiler: Simkin, Ostrezega, Farber y Vinograd son los nuevos apellidos que se vocean en los patios de la casa, entre el revoloteo y el sonido de las palomas que acompañan y quitan el sueño a sus habitantes. La casa llena de vida, inclusive fue protagonista de un intento cooperativista de artistas locales. También funcionó el Café Florida del Osías Simkin, Mueblería Radcowsky y Cía ;Talabartería de Luis Bartoletti, Taller de Sombreros de Luis Sagripanti, Almacén y Venta de Fiambres de Importados de los señores Piccone Ventimiglia; Mueblería Siglo XX de Rosa Openheim de Orztchega.

 

La casa se transforma en referente de las transformaciones sociales que se operan en el siglo XX con el ingreso e inserción de la inmigración,. Su historia, con la incorporación de todos los actores que han vivido allí, se convierte en la historia de la sociedad, una suerte de “discurso alternativo” e inclusivo, que enriquece la imagen tradicional de la Salta Hispánica.

 

*Lic. Gabriela Caretta de Gauffin. Marcelo Daniel Marchioni, del proyecto 695 CIUNSa “Sociedad, economía y Poder en Salta 1770-1840” del CONICET, dirigido por la Dra. Sara Mata de López.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Museo de la Ciudad - La Florida 97 - Cod. (4400) - Tel.: (0387) 437-3352 - E-Mail: elenam272@hotmail.com Servicio Web: Sector Página Web de la Cámara de Diputados de la Provincia de Salta